¿DE QUE VA LA TRANSFORMACIÓN?, ¿PQ TODOS HABLAMOS DE ELLO? Y SOBRETODO… ¿CÓMO LA ACELERO?
15897
post-template-default,single,single-post,postid-15897,single-format-standard,bridge-core-1.0.5,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-theme-ver-18.2.1,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.5,vc_responsive

¿DE QUE VA LA TRANSFORMACIÓN?, ¿PQ TODOS HABLAMOS DE ELLO? Y SOBRETODO… ¿CÓMO LA ACELERO?

(os dejo mis líneas publicadas en linkedin –  – el pasado 28 febrero 2018 antes de que existiera mi ilusionante web!  Allí podréis ver los interesantes comentarios con aportaciones que hizo la gente. Gracias a todos por aportar!)

 

….y venga a hablar de transformación digital….

Permitidme que sea provocadora… En realidad estamos “sólo” hablando de mi amigdala como trabajador.

Estamos hablando de que el secreto está en conseguir que yo esté en mi mejor yo!.

 

Acordemos algo: no es cierto que “transformación digital” no significa nada más (y nada menos) que: cómo el uso de tecnologías nos está forzando a adaptar la manera de trabajar?

Es una nueva manera de entender, ejercer el trabajo. Es un nuevo mindset. Es una adaptación de la cultura de tu empresa.

 

Y ahí es donde el “apellido” digital para lo que quiero provocar con estas líneas es irrelevante. Vamos a hablar de cualquier transformación.

 

Ahora el tema no es el cambio, no es la transformación. El tema es como la ACELERO. Como acelero esa adaptación de la cultura de mi empresa. Como acelero ese adoptar el nuevo mindset necesario. Como hago que eso suceda (make things happen) y además YA.

 

De qué va cualquier transformación?

 

Y allí vamos de nuevo: afortunadamente volvemos a poner a las personas en el centro.

El tan manido people centric, o “lo más importante son las personas en mi organización”. Os suena?

Ese «valor de pared» que tienen muchas compañías, verdad? Esas que lo tienen como bandera, que “concursan” para el Best place to work, o Best employer y que luego montan reuniones a las 19h, o que te piden explicaciones si un día llegas tarde, o esa cadena de emails con mil personas en copia, o esas reuniones infinitas con tanta gente atendiendo que se deberían hacer en estadios deportivos, o esas que comunican cosas que no interesan a nadie en formatos que nadie consulta, o esas en las que los menos deciden y los más ejecutan, esas en las que celebrar algo es “infantil” y sobretodo “poco profesional”…

“Valores de pared”. Falsos.

 

Pero por lo menos volvemos a poner a las personas en el centro. O mejor dicho a su “mindset”, a su manera de actuar, de comportarse.

Estamos hablando de comportamientos. Estamos hablando de actitudes.

 

En el fondo podemos tratar de poner a funcionar en nuestra empresa toda esa tecnología que el hoy en día nos ofrece, y podemos adaptar todos los procesos que tenemos para optimizar el uso de esa tecnología… Es decir, podemos poner un Ferrari en manos de mi abuela… Si no tiene carnet de conducir y sobretodo si no tiene ganas…..es absurdo.

 

Así, quién no entienda que ha de empezar por la cultura (con su más básica definición: “el cómo se hacen las cosas aquí” / o “la suma de comportamientos de mi gente”), está condenando su transformación al fracaso (sea la que sea).  A un intento más de transformar que la gente contará y dirá “no, si eso ya lo hemos intentado aquí”… Y caeremos en el conformismo de siempre. En el “esto aquí no funcionará”. Conformismo.

 

Cada día me pregunto ante gente así, con esa actitud, si es que viven creyendo que ya lo harán mejor en su siguiente vida…. Yo por si acaso no me reencarno en nada interesante, voy a aprovechar esta vida y voy a tratar de hacerlo bien en ésta. No me voy a conformar.

 

Y es que no hay mucho misterio ni fórmula magistral. Ya lo decía Peter Drucker “la cultura se come a la estrategia para desayunar”.

En el triumvirato habitual de personas / herramientas / procesos…. la única de verdad importante es PERSONAS.

 

Todo esto es un cambio que nos cuesta. Sobretodo a los de una generación (término también muy manido) que venimos del esfuerzo, de no sólo ser sino también parecer, del qué dirán, del ganarse el respeto por el status, la posición, mi nombre en mi tarjeta, en mi despacho (más grande, con más luz), mi coche, mi plaza de parking, ….. Sí, aún estamos ahí…

 

Aún esto de hablar de personas, de sus sentimientos, de su motivación, de lo que les hace felices, para mentes muy orientadas al WHAT (versus al HOW), muy orientadas a la consecución de objetivos, muy orientadas a proceso es difícil de digerir. Y hasta provoca risa: «je, je…me estás hablando de la felicidad de mi gente?? de eso me estás hablando?? je, je.“

 

Alguien duda de que la gente no se quita el corazón y lo deja en la guantera del coche en el parking de la oficina?

Os voy a descubrir algo: la gente sube con el corazón a trabajar!

A la gente hay que hablarle al cerebro y al corazón.

 

Y ojo, esto no va de generaciones. Esto va de actitud. Y la actitud no entiende de edades.

Esto no va de hacer las cosas lo más locas posibles, y lo más sexy posible.

Esto no va de que hablen de mi por lo diferente que soy, y buscar mi éxito en la radicalización de lo diferente que soy.

No.

Esto como siempre va de ejecutar. Make things happen.

 

Esto va de actitud.

Esto va de liderazgo.

Esto va de que para hacer una tortilla hay que romper huevos.

Esto va de nuestro corazón… no de «lo que queda bien».

Esto va más que nunca de «todos a una fuente ovejuna».

Esto va de why/how/what: hay que entender, compartir, contagiar el por qué de las cosas. La gente necesita contexto. Y necesita un purpose; un propósito.

Esto va de empowerment (con su terrible traducción “empoderar”).

Esto va de encontrar aquello que libera el poder de cada una de nuestras personas. Aquello que les hace explotar en su mejor “yo”.

Esto va de tratar a la gente como adultos. Se llama confianza.

Esto va de regar la amígdala, de reconocimiento positivo. De mucha serotonina, de mucha oxitocina.

Esto va de celebrar. O no somos una sociedad a la que nos basta cualquier excusa para reunirnos y celebrar!? “ah, sí, tienes razón, pero sólo en lo personal. En lo profesional no se puede”….. Por qué????? Por temor al ridículo? Por temor a ser vulnerable si hablo de mis sentimientos? Por no sonar profesional?…..

Estuve en una compañía en la que no se aplaudían los incrementos de cuota de mercado conseguidos porque: “y si el mes que viene bajan?”…… Ojo! Terrible. Qué tristeza…

 

Entiendo que todos creemos que ese es el buen camino. Que eso es lo que queremos.

Lo que nos pasa es que NO SABEMOS COMO HACERLO. Volvemos a hablar de ejecución.

 

Una vez provocados, y una vez todos en la misma página de que cualquier transformación va de personas, de su mindset, de cómo adapto la cultura de mi empresa a ese nuevo momento, os invito a que lo reposemos y en mis siguientes líneas os hablo de lo que yo creo que necesitamos hacer para acelerar esa transformación y qué pasos suelo proponer yo en las empresas a las que ayudo.

Gracias y a acelerar!