¿Es pereza, es miedo, es exceso de ego … qué es lo que nos hace evitar cambios!?? HAY PLAYAS MEJORES!
15975
post-template-default,single,single-post,postid-15975,single-format-standard,bridge-core-1.0.5,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-theme-ver-18.2.1,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.5,vc_responsive

¿Es pereza, es miedo, es exceso de ego … qué es lo que nos hace evitar cambios!?? HAY PLAYAS MEJORES!

¿He de cambiar?, ¿por qué? y ¿cómo?
Ya que hablamos tanto de transformación, y en concreto de la tan manida, pero necesaria, transformación cultural…. ¿Debo o no debo hacer ese VIAJE DE LA TRANSFORMACIÓN? Y ¿POR QUE NO LO HAGO?

Voy a contaros una historia, una situación, en la que me imagino que muchos nos hemos encontrado.

Día entero de playa en familia y con amigos. Me ahorro la introducción; supongamos que ya hemos llegado.
Poneros visual: pasarela de madera que se adentra en la arena para acercar a los bañistas a la playa sin achicharrarse los pies. Y uno de nuestro grupo tras andar apenas 10 metros, dice “Uy que bien se estará aquí!!!”
Tu miras a tu alrededor incrédulo…..: al lado de la pasarela de madera y a 15 metros de la orilla del mar, llena por cierto de algas…..!! en serio???

Tu levantas la vista y ves que pasando unas rocas a la derecha se divisa una calita preciosa, con un chiringuito super prometedor, hamacas…

Pero ya tu tropa ha empezado a soltar bolsas, sombrillas, toallas, están empezando a desaparecer bajo un manta de crema; el más rápido ya ha sacado cubo y pala y está empezando a agujerear la playa.

Se te ocurre: “oye, si andamos máximo 15 minutos podemos ir hasta esa playa!! Fijaros como está de maravillosa! Con hamacas, chiringuito, solos, agua limpia, sin algas en la orilla, y podremos estar en primera línea, los castillos saldrán mejor!”. Tratas de imprimir todo el entusiasmo del que eres capaz.

Y ahí va lo que tu tribu empieza a decir; hay de todos los colores!
–  “si! Vamos allí, mucho mejor”
–  “pero si aquí estamos ya muy liados, … ahora mismo no podemos parar ya de hacer lo que estamos haciendo… ya he empezado a hinchar la colchoneta”
– “uy pero si aquí no hay casi nadie” dice mientras le pide perdón al desconocido de al lado porque su toalla se ha montado en la suya
– “quita quita, que total este transistor a todo volumen a medio metro, cuando te aislas, ni lo oyes….”
– “las algas que parece que hay en la orilla esa que se ve a lo lejos?, nada, si es como caminar sobre un lecho de papeles”
– “y es que de aquí alli, nos quemaremos los pies, y vamos tan cargados con todo esto…y hace ya tanto calor”

(os hago el paralelismo con el mundo de empresa, por si alguno se me está metiendo tanto en la playa que se ha perdido: zona de confort, miedo, pereza, no tengo tiempo, urgencia versus prioridad, el corto plazo versus el largo plazo, coste, incertidumbre, cómo lo haremos, cómo lo mediremos, qué exactamente hay que hacer, y un tema crítico, porque el WHY, HOW y WHAT son críticos, que duda cabe, pero aún hay otro más crítico: el equipo. Tenemos siempre al tóxico, al negativo, al motivado, al alegre, al pasota, al escéptico, ….
Nos resuena todo esto verdad?)

Y tú les miras anonadado, pensando:  cómo es que no consiguen visualizar lo bien que estaremos las próximas 5 horas que nos quedan allí? Como puede ser que no vean que aunque ahora nos cueste 15 min mover todo el campamento, va a ser para estar muchísimo mejor las próximas 5 horas? Va a ser para no morir aquí!!!????

(Mismo paralelismo: el entorno me obliga ya a cambiar corriendo, o me anticipo y cambio antes de que se me fuerce- competidores, mercado. Clientes…-  a cambiar?)

Qué hay detrás? Qué han sido todas esas excusas para no moverse? Pereza? Miedo? Qué no visualizan de ese “futuro”?

Decides que les puedes ayudar (y ayudarte!) a estar mejor el resto del día, así que te enfocas en intentar vencer esas “resistencias”.
Enfocándote en lo bonito del destino.
Quitándole hierro al camino que hay que recorrer.
Aportando datos divertidos de lo que nos puede pasar de aquí alla. Dsifrutando del camino.
Tratando de aligerar de cargas.
Te rodeas de los que han dicho que sí quieren ir hacia alli. Y pensais juntos en qué tenéis que hacer.

Vendiendo tu idea = transmitiendo entusiasmo e ilusión!
Haciendo el cambio SEXY.

(“el cambio genera fricciones; trata de que sea divertido” make it simple, make it fun, make it memorable)

(De nuevo paralelismo con empresa: entorno que cambia;  competencia que se mueve y lo hace mejor y más rápido que tu y se está comiendo parte de tu trozo de pastel;  todo el mundo cambia y tu no sabes qué cambiar;  ahora no pasa nada, pero que duda cabe que puede pasar en cualquier momento; no retienes talento; no atraes talento, …
Nos resuena de nuevo, verdad?)

Y tu ahí sigues, porque esto exige de persistencia: (el cambio exige de focus y de tenacidad!- El cambio no sucede “mientras estoy enfocado en otras cosas”…))
“Venga va, que yo ayudo a llevarlo todo, y abro el camino para que no nos perdamos. Juan puede ayudar con la carga, Maria nos puede ir dando agua, y Jaime y Ana nos puede cantar alguna canción,….  Son 15 minutos de nada y encima van a ser divertidos!”

(Paralelismo de nuevo: para acometer un cambio busquemos lo que nos hace fuertes. Apalanquémonos en eso, no en nuestras debilidades. Hay que mantener el espíritu durante el camino, engagement!, no queremos perder gente, queremos retenerla y además atraer. Como guía, te tocará apoyar, empujar, retar, animar, alentar, …)

Moraleja:
Seguro que hay una playa a tu vista.
Tu empresa seguro que tiene que cambiar. O porque hay algo mejor allí delante, o porque la competencia se te está comiendo, o porque “viene el lobo”, o porque ves que todo tu entorno está haciendo cosas diferentes y tu sigues haciendo lo mismo que hace unos años, o porque estás directamente al borde del abismo.

Tienes que evolucionar o revolucionar. Seguro. En una de las 2 situaciones estás. No hay otra. La de quedarme como estoy NO ES OPCIÓN.

Asi que busca la visión, monta el equipo, apaláncate en las fortalezas, planifica el camino, márcalo, mira como lo medirás, guía, empuja, arrastra, carga, ILUSIONA Y MOTIVA  a tu tropa.

Y a no ser que te haya dado una insolación en la playa, puede que no se te ocurra a ti todo, así que pide ayuda. De sabios es pedir ayuda!! Hay mucha gente que sabemos ayudar! (como dice mi sister-amiga #Emma Giner“el rol de inspirador transformacional en manos de un experto externo que actúa como insider”).

Ya está bien de esta cultura nuestra! Como lo define mi amiga #Giovanna Santiago:
“saber pedir ayuda es uno de las mayores actitudes de fortaleza, pero es uno de los temas a desarrollar con la mayoría de los directivos, porque les conecta con la debilidad del que no es capaz…hay que seguir evangelizando”.

Sé valiente y pide ayuda.
Te llevará a playas mejores!!